Fisioterapeutas

Buscar en fisioEducación

Es bastante frecuente escuchar la palabra "miedo" en las unidades o consultas de Fisioterapia. Los pacientes expresan tener miedo al dolor, a caerse, a no recuperarse e incluso, miedo al fisioterapeuta. No son pocos los que entran por primera vez por las puertas de nuestras salas con más miedo que vergüenza, como dicen por ahí.

Simplificando, voy a intentar explicar lo que es el miedo. Se define el miedo como una señal emocional de advertencia de que se aproxima un daño físico o psicológico. El miedo como cualquier otra respuesta emocional consta de componentes comportamentales, neurovegetativos y hormonales. Cuando tenemos miedo nuestra frecuencia cardiaca y tensión arterial aumentan, nuestros músculos se tensan, las glándulas suprarrenales segregran adrenalina y actuamos con cautela, estando alertas y preparados para responder. En investigaciones con animales en el laboratorio se ha comprobado el papel que desempeña la amígdala en la organización de respuestas emocionales producidas por estímulos aversivos. La amígdala se localiza en los lóbulos temporales, se compone de varios núcleos. El núcleo lateral recibe información de todas las regiones de la neocorteza. Los núcleos lateral y basal envían información a la corteza prefrontal ventromedial y al núcleo central de la amígdala que a su vez proyectan a distinas regiones que se encargan de la expresión de los distintos componentes de la respuesta emocional. Unos cuantos estímulos activan automáticamente el núcleo central de la amígdala y provocan reacciones de miedo (ruidos fuertes inesperados, la aproximación de un animal de gran tamaño, las alturas o en algunas especies, determinados colores y sonidos). Pero lo más importante es LA CAPACIDAD DE APRENDER QUE UNA SITUACIÓN ES PELIGROSA O AMENAZANTE. Se puede condicionar la respuesta del miedo. Si se asocian estímulos neutros con estímulos aversivos, los estímulos neutros producirán miedo. También sabemos que estas respuestas emocionales condicionadas se pueden extinguir gracias a la corteza prefrontal ventromedial. El animal aprende que al estímulo previamente condicionado no le sigue un estímulo aversivo, y como resultado de este aprendizaje se inhibe la expresión de la respuesta condicionada.

Por segunda vez en menos de un mes fisioEducación estuvo en una jornada. En esta ocasión acudimos los miembros de la junta en pleno a la jornada que da título a la entrada. En lo profesional, pudimos comprobar que la iniciativa y el esfuerzo de un grupo de fisioterapeutas tiene como recompensa una asistencia masiva al evento. Escenario y organización estuvieron a la altura de una convocatoria de esta trascendencia. Los ponentes mostraron conocimiento y experiencia, ingredientes necesarios para que su mensaje llegue al asistente. Página web, folleto con todos los detalles sobre la jornada, excelente hostelería. En definitiva, como hemos dicho en otras ocasiones, sólo cabe agradecer la implicación de este grupo de colegas del Hospital Universitario Ramón y Cajal por hacer visible la Fisioterapia y propiciar un entorno que haga posible la exposición de avances de la profesión.
En lo personal, recordamos todas esas jornadas en las que hemos estado del lado de la organización, con cierta nostalgia, pero con la tranquilidad que aporta acudir a los encuentros profesionales sin la enorme responsabilidad de que "todo salga bien". Encontramos colegas y amigos de otros tiempos, incluso un nutrido grupo de compañeras de promoción. La Fisioterapia, aunque a veces no lo pareciera, ha cambiado hacia mejor en los últimos decenios, y la calidad de los ponentes lo atestigua. Nos congratuló, con cierta autocomplaciencia, encontrar entre los ponentes algunos de los que lo fueron en nuestras #JornadasFisio, como Carolina Walker y Roy Latuche.

El pasado 27 de septiembre asistimos a la jornada que da título a esta entrada en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Trataremos de resumir algunas de las ideas que allí aprendimos. 
Daniel López Fernández presentó su experiencia con el proyecto Neumointeract, que partiendo del uso de herramientas de enseñanza a distancia, propone la resolución de distintos casos clínicos de patología respiratoria, con la novedad de que pone en contacto para ello a estudiantes de distintas titulaciones. Nos parece muy importante este aspecto, pues supone la colaboración ya en el grado y prepara para un contexto idóneo de abordaje interdisciplinar de los futuros profesionales. Además, se genera material de aprendizaje útil para experiencias educativas ulteriores.
Alfredo Prieto, un referente para nosotros en innovación educativa, expuso su amplia experiencia de resultados positivos con la combinación de distintas metodologías como el aprendizaje invertido y el "justo a tiempo". Ambas son utilizadas en distintas titulaciones, aunque nuestra visión fue su adaptación al prácticum, con variantes como el aprendizaje basado en problemas y proyectos.

Por fin, podemos decir que el curso ha terminado. Para nuestros alumnos de 4º Grado de Fisioterapia, las clases, el prácticum y los exámenes han finalizado. Los alumnos han presentado su trabajo fin de Grado y si todo ha sido superado, se graduarán en Fisioterapia en unos días. Es el momento de hacer algunas reflexiones sobre lo innovador de este curso.

Una de las novedades para nosotros como docentes ha sido el uso del Diario Reflexivo Académico como herramienta educativa. El diario reflexivo consiste en reflexionar y escribir sobre el propio proceso de enseñanza-aprendizaje de forma libre o preferiblemente a través de preguntas, pautas y sugerencias programadas por parte del docente. Algunas de estas preguntas son:
¿Qué he aprendido de nuevo? ¿Cómo lo he aprendido? ¿Cómo me he sentido durante el proceso? ¿Qué me ha parecido más interesante? ¿Qué ideas no he comprendido bien? ¿Sobre qué aspectos de los tratados hoy me gustaría saber más? ¿Con qué dificultades me he encontrado? ¿Qué es lo que me ha resultado más fácil? ¿Qué es lo que me ha resultado más difícil? ¿Dónde podría encontrar el  tipo de información que me ayude a resolver mis dudas? ¿Qué conceptos tengo más claros? ¿He conseguido los resultados que esperaba? ¿Cuándo me he encontrado más cómodo/a?



El diario reflexivo puede contener observaciones, sentimientos, reacciones, pensamientos, hipótesis, expectativas, explicaciones y sugerencias. Las reflexiones del proceso nos permiten al docente hacer un seguimiento permanente y evaluar si se están consiguiendo los objetivos de aprendizaje, dónde el alumno encuentra más dificultades, qué le llama la atención, qué le emociona, qué le sorprende, qué le gusta y también lo contrario, qué le aburre o le desmotiva.

También nos ayuda a conocernos como docentes. Nos da claves sobre qué conceptos debemos profundizar, qué elementos de los que explicamos se comprenden, si el alumno  considera o  tiene en cuenta lo que para nosotros resulta fundamental, es decir, si el alumno capta nuestro mensaje, cómo lo interpreta, cómo lo integra con sus conocimientos, en definitiva, cómo piensa el alumno. Es importante que se inicie la reflexión desde lo que se conoce. El punto de partida debería dejar claro el conocimiento previo y las expectativas respecto al proceso que se inicia y no deberíamos olvidar realizar una reflexión final para considerar algunos elementos que podrían ser útiles para el próximo curso. La experiencia para nosotros ha sido positiva. Los alumnos nos presentaban su diario reflexivo semanalmente a través de correo electrónico y recibían respuesta cada semana. Las respuestas intentan ayudar al alumno en sus dificultades, animar al alumno en su esfuerzo de reflexión, enfatizar el pensamiento del alumno que creemos más útil para su aprendizaje. Aquí os dejo algunos ejemplos:

Me gustaría rendir mi pequeño homenaje a Miliki, y por eso voy a usar una de sus frases más famosas:

"¿CÓMO ESTÁN USTEDES?" para introducir esta nueva entrada.

- No les oigo bien.

Para que todos los reunidos gritaran más fuerte:

- "Bieeeeeeennnnnnn".

El objetivo primario de los que organizamos jornadas de fisioterapia abiertas a todos, es participar con un foro más dentro de las distintas iniciativas que desde otros colectivos de la Fisioterapia se realizan y que cada vez, afortunadamente, son más numerosas, como nos recuerda nuestro compañero Juan Antonio González en su blog con la entrada " Otoño caliente en la fisioterapia".

Os invito a leer el fisio-relato ganador de nuestro ejercicio de relatos que os mencioné en mi anterior entrada. La autora es Paula Ludeña, alumna de 4º Grado de Fisioterapia.

Daniel esperaba sentado en un largo pasillo a que alguien le llamara. Estaba solo en un lugar desconocido, dónde batas y pijamas blancos eran vestidos por personas que entraban y salían sin cesar de una sala nueva para él y que pronto se convertiría en familiar.

En su libro de bioquímica estudiaba el efecto emocional de la hormona oxitocina y los numerosos estados de ansiedad que combatía. Si fuera así, ¡cuantísima oxitocina estaba segregando en aquel momento! pensó.

De repente, le mencionaron. Daniel estaba en un completo estado de incertidumbre. Se sentía nervioso, tenía miedo, no sabía qué le iban a hacer, si le iba a doler… las emociones surgían a borbotones y aun así él tenía muy clara su meta: volver a correr para poder ser el mejor delantero del mundo.

Hablando con un alumno sobre su trabajo del Diario Reflexivo se nos ocurrió una idea interesante para hacer pensar y escribir a nuestro grupo de alumnos de una forma creativa y divertida.

El alumno me comentó que unos amigos suyos tienen una página web www.diezpalabrasunrelato.com.
"Diez palabras, un relato” es una propuesta para crear relatos cortos a partir de diez palabras escogidas al azar por otra persona, respetando su orden, tiempo, género y número, para construir una historia con sentido.

Me pareció una idea genial para que nuestros alumnos fomentasen su creatividad y le diesen al coco. En nuestro caso se crea un relato con unas palabras que nacen de un contexto, una Unidad de Fisioterapia de un hospital y de unas personas que tienen relación con la Fisioterapia (fisioterapeutas, estudiantes de fisioterapia y pacientes).

Las palabras escogidas son OXITOCINA, INCERTIDUMBRE, EMOCIÓN, META, EMPATÍA, MOTIVACIÓN, DOLOR, PACIENTE, ARMONÍA Y TERAPIA.Podría hacer una reflexión acerca de las palabras elegidas pero no es mi objetivo en esta entrada. Mi objetivo es mostraros mi fisio-relato. A ver si os gusta ( es ficción, que quede claro):

Intentando buscar una frase que resumiera mi estado de ánimo después de la celebración de la I Jornada Clínica de Fisioterapia Sin Red, me encontré con ésta:

El viaje perfecto es un círculo. El placer de la ida. El placer de la vuelta.
 
Es de un periodista y escritor italiano y me pareció perfecta para describir mi experiencia. Un grupo de compañeros de Madrid decidimos, impulsados por la energía y la motivación del equipo de Fisioterapia Sin Red, ir a Valencia. La jornada era muy atractiva y contaba con elementos a su favor desde el principio. Un marco como el Oceanogràfic, cuatro enfoques terapéuticos diferentes, pacientes en directo y el espíritu 2.0 omnipresente. Más que suficiente para no faltar. Lo que me sorprendió gratamente es que el viaje en sí mismo, se convirtió en parte de la jornada.

Creamos un equipo de trabajo cooperativo dentro del coche. Se facilitó la comunicación,  se logró interacción entre los ocupantes del vehículo y se compartió información instantáneamente.  Además de desvirtualizarnos ( término utilizado por los twitteros ) creamos una atmósfera alegre, estimulando nuestras emociones positivas y mejorando nuestra cognición.

El pasado mes de octubre el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid organizó, junto con Fisioeducación.

Me gusta el concepto de "ingenuidad" que han desarrollado algunos autores. Si acudimos a la Wikipedia, éste (el que me seduce) queda muy claro. Es el que la identifica con el proceso de encontrar y aplicar ideas nuevas para resolver problemas o enfrentarse con retos especialmente difíciles, más allá de las ideas preconcebidas, preconceptos o prejuicios; lo que puede identificarse con la innovación, el denominado pensamiento divergente, y conceptos como el de capital intelectual (conocimiento intelectual de una organización o empresa).

¿Se contempla este concepto en nuestra profesión? Estoy convencida que muchos de los profesionales de la Fisioterapia contestan de manera afirmativa a esta cuestión. Pero a muchos de nosotros nos gustaría empezar a aplicar ideas nuevas para resolver retos y lograr resultados óptimos.

Tengo experiencia clínica y docente en el ámbito público. ¿Podríamos trabajar de manera diferente? Los "plannings" en nuestros centros de trabajo son muy parecidos a los de hace veinte años y parece que están bien establecidos. "Pacientes individuales cada media hora", "grupos de pacientes de electroterapia"," grupos de pacientes de cinesiterapia de columna", "pacientes hospitalizados".

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.